viernes, 14 de marzo de 2008

Cosas del ajedrez

Voy a resumir los incidentes que ocurrieron en el torneo de ajedrez Corus Chess 2008, en la holandesa ciudad de Wijk aan Zee, donde, en una de las partidas, uno de los jugadores se negó a estrechar la mano de su contrincante, lo cual produjo una serie de incidencias que culminaron dos días después.

Estas incidencias ocurrieron en tres días seguidos, los días 20, 21 y 22 de enero de 2008. Los jugadores implicados fueron, por un lado, Short y Cheparinov, quienes protagonizaron la anécdota del día 20. Posteriormente, el 22 de enero, los famosos Topalov y Kramnik, ambos ex-campeones del mundo de ajedrez, culminaron la "faena" ante las miradas curiosas de los espectadores, organizadores, periodistas y del resto de jugadores.

El torneo Corus Chess se jugó, como todos los años, en la ciudad de Wijk aan Zee (Holanda), desde el 12 al 27 de enero de 2008. En esta cita coincidieron buena parte de los mejores jugadores del mundo. Como es sabido, la caballerosidad suele reinar en el mundo del ajedrez, pero hay excepciones, algunas de las cuales son muy conocidas debido al prestigio competitivo de quienes las protagonizaron. Son bien conocidas las tensiones que hubo hace décadas en los enfrentamientos entre Karpov y Korchnoi, y posteriormente entre Karpov y Kasparov. En todos estos casos, a pesar de las tensiones, generalmente los jugadores mantuvieron las formas.

En tiempos más recientes tenemos la fricción entre dos de los mejores jugadores de la actualidad, Vladimir Kramnik y Veselin Topalov, ambos ex-campeones del mundo y francamente enemistados desde precisamente cuando se enfrentaron por el título. Esta enemistad entre ambos es lo que está en el origen de los acontecimientos sucedidos en Corus Chess.

Los primeros protagonistas fueron Short y Cheparinov, y no por casualidad. El uno, Short, había criticado tiempo antes a Topalov y sus colaboradores. El otro, Cheparinov... ¡es uno de esos colaboradores de Topalov! El día 20 de enero de 2008, en la ronda octava del grupo B, les correspondía jugar a ambos, uno contra el otro, cara a cara: Short con blancas, Cheparinov con las negras. Es costumbre desde siempre, en el mundo del ajedrez, estrechar la mano del rival al comenzar la partida. Nada más llegar al tablero para iniciar la partida, Short extendió su mano y se encontró con el vacío: Cheparinov rehusaba siquiera mirarle. Tras unos segundos de espera, quizás por si su rival no se hubiera dado cuenta por estar distraído, Short hizo un segundo intento, más tenaz. Pero Cheparinov volvió a rehusar estrecharle la mano.

El primer vídeo trata de ese breve momento (duración del vídeo: 1:17), cuando Short extiende por dos veces su mano y es rechazado, tras lo cual se levanta para dirigirse al árbitro. Su protesta tuvo relativo éxito, pues el árbitro, ateniéndose a una reciente norma establecida por la FIDE (Federación Internacional de Ajedrez), tras deliberar unos minutos, sancionó a Cheparinov dándole por perdida la partida. Veamos ahora el vídeo:

[VÍDEO 1]

Tras este incidente, como dije, en principio se le dio por perdida la partida a Cheparinov, pero hubo una reclamación y horas después, al anochecer, el Comité de Apelación decidió que si Cheparinov se disculpaba antes de las 11 de la mañana del día siguiente, entonces ese día se jugaría la partida entre ambos, aprovechando que precisamente ese 21 de enero era día de descanso para los grupos A y B. Cheparinov se disculpó; y acudió al encuentro. ¿Se darían la mano esta vez? Cheparinov llegó primero, esperó la llegada de Short y... El siguiente vídeo (duración: 1:36) muestra lo que sucedió.

[VÍDEO 2]

Pero la cosa no quedó aquí, sino que lo más interesante, a criterio de todos, estaba por llegar, pues todos sabían que al día siguiente, el 22 de enero, en el grupo A habría un enfrentamiento directo entre los mismísimos "jefes de filas", Topalov y Kramnik. ¡Qué coincidencias nos deparan los azares del calendario, establecido por sorteo al iniciarse el torneo, días antes!

Antes de comentar nada sobre la partida Topalov-Kramnik, quiero decir que me parece correcta la decisión que se tomó de anular la sanción con que había sido castigado inicialmente Cheparinov. Independientemente de que sea educado o no rechazar la mano de su contrincante, al ajedrez se debe ganar jugando sobre el tablero, y no con sanciones. Además la normativa de sancionar por este motivo era tan reciente que casi ninguno de los jugadores la conocía. Por eso me alegra que finalmente se jugara esa partida. Y para quienes tengan curiosidad por el resultado, aclaro que finalmente no cambió mucho la cosa, pues la partida la ganó Nigel Short jugando con precisión y buen estilo.

El asunto Short-Cheparinov estaba resuelto. Ambos jugadores habían terminado por estrecharse educadamente la mano; y la partida se había jugado sobre el tablero sin nuevas incidencias. Pero quedaba el morbo de qué sucedería al día siguiente con la partida estelar entre Topalov y Kramnik, ¡entre ellos saltan muchas más chispas! ¿Se estrecharían la mano?

Una primera pista de por donde podían ir los tiros la daba el propio Comité de Apelación, cuando en su informe sobre el incidente Short-Cheparinov, y en previsión de que se repitiera algo parecido durante el torneo, aconsejaba que si un jugador se niega deliberadamente a dar la mano a su rival al comienzo de la partida, el árbitro deberá advertirle de las consecuencias y pedirle que lo haga, y sólo si volviera a negarse, entonces deberá ser declarado perdedor de la partida.

Sin embargo, ese mismo día 21, Silvio Danailov, muy allegado tanto a Topalov como a Cheparinov, comentaba su impresión de que probablemente, en la partida Topalov-Kramnik del día 22, ninguno de los dos ofrecería su mano al rival, con lo cual tampoco surgiría la ocasión de que nadie la rechazara. Esta posibilidad no había sido contemplada por el Comité de Apelación. En cualquier caso, si tal cosa llegaba a suceder, sería el árbitro quien tendría que decidir qué hacer ante una situación así. Y de ese momento trata el tercer y último vídeo de esta trilogía (duración: 1:58). Topalov llega primero; se sienta ante el tablero a la espera de la llegada de su contrincante. Segundos después llega Kramnik...

[VÍDEO 3]

Así es la vida jejeje... Ante la expectante mirada del resto de jugadores, Topalov y Kramnik se ignoraron mutuamente, el árbitro también los ignoró a ambos, y se lanzaron a una encarnizada lucha sobre el tablero. La partida resultó ser una de las más brillantes del torneo, quizás incluso la mejor. El vencedor de esta apasionante partida fue Topalov, quien arriesgó sacrificando un caballo en la jugada 12, más tarde también la dama, y finalmente se impuso con un brillante estilo de ataque, en 45 jugadas.

Al margen de estos incidentes, finalmente los ganadores al término del torneo fueron (tal como queda reflejada en la clasificación de la web oficial), en el grupo A: Aronian y Carlsen. En el grupo B el ganador fue Movsesian.

Finalmente, dejo anotados unos links relacionados con estos incidentes:

- Noticia del incidente en el diario Marca, informando de la decisión del Comité de Apelación.
- En la web oficial, breve mención en inglés del resultado de la partida, cuando finalmente la jugaron.
- Las partidas de este torneo se pueden ver en un pequeño tablerito que aparece en la web oficial. Para que aparezca la partida entre Topalov y Kramnik, hay que seleccionar la novena ronda (haciendo doble click en Round 9) y a continuación hacer un click sobre Topalov-Kramnik, que es la partida que aparece como la número 3 de esa ronda. El resto es fácil: usando las flechitas bajo el tablero se hace avanzar o retroceder la partida, según lo deseemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario